AZUL MARINO
 
viernes 24|02|2017

La Costa Azul de los pintores (V)

Texto y fotos: Manuel Bustabad Rapa

Musa de pintores, encrucijada irrepetible del arte moderno, la Costa Azul francesa sedujo a genios como Monet, Picasso o Boudin, que montaban sus caballetes entre pinares salvajes y casas de pescadores, y hoy continúa siendo uno de los lugares más cautivadores del mundo. Te proponemos que nos acompañes a un recorrido en cinco etapas por ‘La Costa Azul de los pintores’.
Cuarto día.- De Menton a Nice
MENTON
Es lunes, 29 de marzo, y nos preparamos para la visita, iniciándonos en la movida historia de esta ciudad, la más oriental de la Costa Azul, situada entre Mónaco e Italia, en el centro de una bahía rodeada de abruptas montañas, entre los cabos Martin, al oeste, y el italiano Mortola, al este.

La Costa Azul de los pintores (IV)

Texto: Manuel Bustabad Rapa;   Fotos: M.B. y Le Mirazur

Musa de pintores, encrucijada irrepetible del arte moderno, la Costa Azul francesa sedujo a genios como Monet, Picasso o Boudin, que montaban sus caballetes entre pinares salvajes y casas de pescadores, y hoy continúa siendo uno de los lugares más cautivadores del mundo. Te proponemos que nos acompañes a un recorrido en cinco etapas por ‘La Costa Azul de los pintores’.
Una parada: Restaurante Le Mirazur, en Menton
Acabamos de llegar a Menton, la ‘Perla de Francia’, como fue bautizada por el geógrafo Elysée Reclus. Pero las panorámicas, los museos y los pintores quedan para mañana. Lo que resta de hoy lo necesitamos íntegramente para no perder ni un sabor ni un aroma de Le Mirazur, uno de los mejores restaurantes de la zona, que no en vano presume de su merecida 1* Michelin.

La Costa Azul de los pintores (III)

Texto y fotos: Manuel Bustabad Rapa

Musa de pintores, encrucijada irrepetible del arte moderno, la Costa Azul francesa sedujo a genios como Monet, Picasso o Boudin, que montaban sus caballetes entre pinares salvajes y casas de pescadores, y hoy continúa siendo uno de los lugares más cautivadores del mundo. Te proponemos que nos acompañes a un recorrido en cinco etapas por ‘La Costa Azul de los pintores’.
Tercer día.- De Beaulieu-sur-Mer a Menton pasando por La Turbie.
BEAULIEU-SUR-MER
Beaulieu (sur-mer desde 1908) ocupa un lugar privilegiado en la costa, entre Niza y Mónaco y está tan comprimida entre el mar y las montañas, que los edificios trepan y penden de sus laderas.


La Costa Azul de los pintores (II)

Texto y fotos: Manuel Bustabad Rapa

Musa de pintores, encrucijada irrepetible del arte moderno, la Costa Azul francesa sedujo a genios como Monet, Picasso o Boudin, que montaban sus caballetes entre pinares salvajes y casas de pescadores, y hoy continúa siendo uno de los lugares más cautivadores del mundo. Te proponemos que nos acompañes a un recorrido en cinco etapas por ‘La Costa Azul de los pintores’.
Segundo día.- De Antibes a Cagnes sur mer
ANTIBES
Ya en compañía de nuestra guía Pascale Rucker, acudimos a la cita con la asistente de prensa de la Oficina de Turismo de Antibes y Juan-les-Pins, Lucy Howard, para iniciar la visita a la ciudad vieja de Antibes desde el muelle de los pescadores.

La Costa Azul de los pintores (I)

Texto y fotos: Manuel Bustabad Rapa

Musa de pintores, encrucijada irrepetible del arte moderno, la Costa Azul francesa sedujo a genios como Monet, Picasso o Boudin, que montaban sus caballetes entre pinares salvajes y casas de pescadores, y hoy continúa siendo uno de los lugares más cautivadores del mundo. Te proponemos que nos acompañes a un recorrido en cinco etapas por ‘La Costa Azul de los pintores’.
Primer día.- Llegada y descubrimiento de Juan-les-Pins
El aeropuerto de Niza–Costa Azul, en la costa Sur de Francia, está al suroeste de la ciudad, en una planicie al nivel del mar con todo el aspecto de estar ocupando el antiguo delta del Var, río canalizado hoy día.
Llovizna. Es un viernes de marzo.

La Litoral, una fascinante ruta en coche por la costa de El Salvador

Texto: Federico Ruiz de Andrés; Fotos: Ana Bustabad Alonso

De todos los países de Centroamérica, El Salvador no sólo es el más pequeño -los propios salvadoreños le llaman cariñosamente ‘el pulgarcito de América’- sino también el único que no tiene aguas caribeñas. Sin embargo, el océano Pacífico ha bendecido su costa con una diversidad de paisajes que se encuentra en muy pocos lugares. Y, por mucho que parezca un tópico, no hay viajero que se resista al carácter amable y a la sonrisa de sus gentes.
Nos hemos propuesto recorrer el litoral pacífico de El Salvador de Oeste a Este; desde la frontera con Guatemala, en Garita Palmera, y la gran Barra de Santiago, con su estero y sus manglares, hasta el Golfo de Fonseca, cuyas aguas comparte con Nicaragua y Honduras. Y elegimos para ello una de las rutas más fascinantes del país, la Litoral.