CON RESERVA
 
domingo 28|05|2017

InterContinental en Portugal, no es un 5* más (es más que un 5*)

Estamos hablando de 5*, pero es mucho más. InterContinental no cree en las tipificaciones materiales, en las formas y colores estereotipados. Esta marca da un paso más en el afán de satisfacer al cliente y apuesta claramente por el ‘estándar de actitud’.

desde_hotel

Su reto es desmenuzar cada destino para ofrecer al huésped la oportunidad de ‘descubrir lo que no está escrito’. Para ello, naturalmente, no escatima esfuerzos en la constante (y complicada) formación y motivación de sus empleados, en el convencimiento de que ‘el personal es el mejor activo’.
Durante seis días, dos reporteros de Expreso han visitado sus hoteles portugueses, en Oporto, Estoril y Lisboa.
 
Oporto
En la ciudad del Douro, InterContinental ocupa una mansión del siglo XVIII, que fue de la familia Cardoso y cuyas últimas moradoras, dos o tres hermanas, eran conocidas popularmente como las Cardosas, de ahí el nombre de Palácio das Cardosas. Hoy, remodelado con esmero, es un 5* de 105 habitaciones.
Su fachada ocupa el lado Sur de la Plaza de la Libertad, enfrentado con la Câmara Municipal do Porto, al fondo de la Avenida de los Aliados. Es decir, el centro neurálgico de la urbe. Dentro de un radio de trescientos metros nos encontramos, además de gran parte de la ciudad histórica, un buen número de monumentos y lugares de los más visitados, entre otros, la Torre de los Clérigos, la Sé Catedral, la Estación de San Bento, el Museo de Historia Natural, la Librería Lello, el Café Majestic...
porto_torre
No queremos cansar a nuestros lectores con la enumeración de atractivos, que fácilmente hallarán en cualquier guía u oficina de turismo, ni con la lista de servicios y atenciones que les aguardan en este ‘palacio con historia, con alma’, pues de eso, además de poder consultarlo en la web, ya se ocupará su gente.
El director del Palácio das Cardosas, Eric Viale, un francés  entusiasmado con la ciudad de Porto, de la que dice que es ‘el secreto mejor guardado de Europa’, no escatima elogios para los regidores municipales, comprometidos, dice, en ‘conservar el espíritu de la ciudad’. Esto encaja perfectamente con la generosidad que encontramos en todo el personal del hotel, capitaneado por Brenda Sá Ribeiro, su directora de ventas, implicados todos en la tarea de que los huéspedes ‘tengan realmente la impresión de que viajan’.
 
Mención aparte merece el Restaurante Astoria, ubicado en la planta baja y además abierto directamente a la Plaza de la Libertad, 25. El chef Pedro Sequeira extrae lo mejor de los productos más sencillos, como la mantequilla con perejil y cilantro o la alheira de caza, para los entrantes, o variadas compotas caseras con frutas de temporada, entre los postres. Y refleja toda la sabiduría portuguesa sobre los productos del mar en una finísima crema de camarón y lubrigante o en los filetes de robalo, acompañados con risoto de ostras y aire de lemon grass. Todo espléndido, hay que estar atentos a su calendario de cenas gourmet.
ihg_porto_restaurante 
Como queremos ser sinceros en nuestras impresiones, no podemos ocultar un detalle que nos pareció chocante. En un momento de relax, en el espléndido salón de la planta baja ocupado por el piano-bar, se nos ocurrió echar mano de algún libro de los que aparecen en dos o tres estanterías. No llegamos a tocarlos porque al estar un poco más cerca ya se nota que, ni hay libros ni siquiera anaqueles, son simples decorados. Nada sugerimos, pero resulta desagradable tanto la falta de libros como la ridícula imitación.
 
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.