DE CERCA
 
sábado 26|05|2018

Myrna Alfonso, un sueño de un cuarto de siglo en un monumento histórico

ENBIGA, también en el LLAO LLAO

Decir que el LLAO LLAO (HOTEL & RESORT – GOLF – SPA) es el hotel más emblemático de la Patagonia es una obviedad, pero también que es uno de los más representativos de América y de los más deseados del mundo. Pues bien, este icono mundial de la hostelería ha querido apoyar también la segunda edición de ENBIGA, que volvió a cruzar la gran cordillera el pasado agosto, desafiando al duro invierno patagónico.

llao_llao_gerente

Llao Llao, "un monumento histórico", en palabras de nuestra entrevistada, es un mito sito a 25 Km. de Bariloche, en pleno Parque Nacional Nahuel Huapi, con un campo de golf único e instalaciones al pie de la mundialmente conocida estación de esquí Cerro Catedral. Es el alojamiento que colma cualquier sueño y una excepcional atraccción en sí mismo.
 
Les dejamos una breve conversación con Myrna Alfonso, una persona de su equipo de dirección, que tiene el mérito de haber contribuido a su engrandecimiento desde hace un cuarto de siglo, en su segundo periplo, gozando a la vez de un trabajo privilegiado a escala mundial. 

¿En qué consiste su trabajo? 
Soy la gerente de resort del Llao Llao. Nosotros somos los que hacemos que las cosas pasen y que la gente lo pase bien. Porque, además de un hotel, es un resort de montaña, lo cual hace que todo el año tengamos actividades disponibles para nuestros huéspedes y contamos con la gran ventaja de que el hotel tiene estacionalidad. Es decir, cada época el año, cada estación, es bella, es diferente, y hay una forma distinta de disfrutarla. Eso lo hace muy atractivo. No es sólo el invierno, con el esquí o la nieve que vemos ahora, sino que el verano es lindísimo, porque los días son muy largos y agradables. Además, tanto el otoño como la primavera también tienen lo suyo; permiten recorrer Bariloche y conocerlo, que tiene muchísimos atractivos.  

Organizan salidas, excursiones... 
Por supuesto. El hotel cuenta con actividades recreativas incluidas todo el año. Por ejemplo, ahora en invierno, para quienes no deseen esquiar, tenemos caminatas, diferentes clases, actividades dentro y fuera del hotel; excursiones que la gente puede contratar. Puede pasear y conocer Bariloche; visitar Cerro Catedral, una de las montañas más importantes de Latinoamérica. Ahí, en la base de Cerro Catedral, tenemos un lugar con restaurante y un espacio acogedor, como si estuviesen en el lobby del hotel, donde nuestros clientes tienen todo resuelto; con sus clases, sus equipos, instructores... Y tenemos transfers permanentemente, incluidos en nuestra tarifa, para que los clientes vayan y vuelvan al Cerro, lo cual les soluciona muchísimo, porque, si el día está lindo para esquiar, tienen el Cerro; si no, se pueden quedar en el hotel. Tenemos un spa de niños y un spa para adultos, lo que hace que toda la familia pueda disfrutar de las actividades. Además tenemos un club de niños, el Nahuelito Club. El nahuelito es un mítico animal que dicen que aparece en el lago, es nuestra mascota. Los papás pueden disfrutar del esquí y los chicos quedan bien cuidados y se divierten. Hay plan para todos. Además tenemos la mejor cancha de golf de Latinoamérica, que hace mucho más atractivo el Resort, porque los golfistas que vienen a la Patagonia no pueden pasar sin conocer nuestra cancha.
llao_llao_enbiga2
¿Ahora (finales de agosto) es temporada alta? 
Estamos iniciando un período de temporada media. La temporada alta de invierno es desde el 10 de julio hasta el 31 y después todo el mes de agosto. 

¿Varían mucho las tarifas? 
Sí, como en todos los lugares que tienen estos picos en atractivos, bien sea por el clima o por determinadas cuestiones. Tarifas un poco más caras por la demanda de invierno y para la época de verano, a partir del 25 de diciembre, todas las fiestas y todo el mes de enero. Son épocas que nosotros tenemos muchísima demanda. Pero, bueno, el resto del año también tenemos promociones y ofertas muy tentadoras para que vengan a conocer y a disfruttar el hotel. 

Que por su propia categoría es muy selectivo... ¿Cuál es el perfil del huésped que se aloja aquí y cuales los países de procedencia? 
Si bien, como decías, tiene un perfil alto, también es alcanzable, como cualquier hotel, en diferentes épocas del año. Obviamente, si queremos venir en pleno julio las tarifas son un poquito más altas. Casi un 70 % de nuestro público es argentino. El resto se divide, ahora en invierno, entre Brasil, un público que nos visita muchísimo, y EEUU en tercer lugar. Brasil está muy concentrado en el invierno y EEUU a lo largo de todo el año. Después, entre un 10 y un 15 %, países europeos y limítrofes. Pero bueno, nuestro gran público es argentino. Tenemos muchos huéspedes frecuentes. 

¿Cuál es el precio más alto y el más bajo? 
Dependiendo de la época, la suite más cara oscila entre los 1.500 y los 1.200 dólares. En el otro extremo están las promociones de septiembre, por ejemplo, con habitaciones en torno a los 300 dólares, que cualquier persona de clase media puede pagar. No es inaccesible. Probablemente no se pueda quedar una semana, pero Bariloche tiene una hostelería muy buena, que permite que una persona pueda venir una semana o cinco o seis días a un lugar y luego pueda "coronar" con una estadía de uno o dos días en el Llao Llao, que es lindísimo. Y, por otro lado, tenemos guía para que puedan venir a conocerlo, porque este es un monumento histórico, o a pasar el día al spa o a tomar el té o a almorzar o cenar. Eso hace que se pueda vivir de distintas maneras, no solamente venir a alojarse y vivir la experiencia Llao Llao completa, que es lo ideal, lo que nos encanta y todos aspiramos a eso..., pero se puede llevar un pedacito de Llao Llao tomando el té con estas bicas que tenemos en el lobby, una pastelería increíble, o en el asador un día en la noche; o la comida patagónica, una fondue, un cordero patagónico y pasar un buen rato en el hotel, disfrutando de estas vistas. Está en un lugar único, pues es una especie de Acrópolis con una vista impresionante de 360º, lagos, montañas, cerros... Hace que sea muy atractivo. Además es una obra de arte que empezó allá en el año 38, con lo cual quien viene a Bariloche no deja de pasarse, aunque sea para hacerse una foto con el Llao Llao.
llao_llao_agua