AZUL MARINO
 
domingo 20|08|2017

Ría Formosa, un viaje muy natural por el sur portugués

Sesenta kilómetros de ecosistema natural, dos penínsulas, cinco islas, una de ellas desierta, paraíso de pescadores. Es el Parque Natural de Ría de Formosa, en la región portuguesa del Algarve, que nos ofrece un encuentro con la naturaleza sin barreras. Os aceramos nuestra experiencia navegando un tramo de la Ría, concretamente desde Faro a Ilha Deserta.

1pescandoEl Parque Natural de Ría Formosa, clasificado como tal en 1987, es una de las denominadas 7 Maravillas Naturales de Portugal y se trata de una laguna costera de 18 000 hectáreas. En la trayectoria se pueden observar las penínsulas de Ançao y Cacela y las islas Barreta, también conocida como Isla Desierta, Culatra, Armona, Tavira y Cabana.

Nuestro viaje comienza en Faro, capital de la región, donde se respira un ambiente festivo, probablemente propiciado por el buen clima que encontramos en la ciudad. Sol, cielo abierto y una temperatura agradable.   
2llegamos
Nos acercamos hacia la costa para emprender nuestro viaje. Allí nos espera nuestro guía y conductor proporcionado por Animaris, una empresa dedicada a acercar a los visitantes a Ría Formosa a través de catamaranes y lanchas así como explicar la biodiversidad de la zona.
En un ‘portuñol’ bastante claro y con la ayuda de fotografías que ilustran sus apreciaciones, vamos realizando paradas para disfrutar el ecosistema. Sobrevuelan a lo lejos multitud de gaviotas.
Este humedal tiene su origen hace 18000 años y está clasificado como Zona Húmeda de importancia Internacional. Entre las muchas especies que habitan en el parque, en los fondos arenosos pueden observarse anélidos como los poliquetos, crustáceos o moluscos como lapas.
navegando_0
Las islas barrera protegen el interior de la influencia marítima, permitiendo así crear condiciones naturales semejantes a las de un estuario.
El guía nos ayuda a entender un poco mejor esta creación natural y nos explica los beneficios que encuentran los animales marinos en este hábitat. También hay que tener en cuenta que la mano del hombre ha pasado sutilmente por la ría, en este caso instalando viveros de amebas y berberechos.
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.