EUROPA
 
martes 27|06|2017

Quiberon, una escapada para disfrutar del océano y la tradición bretona

Al sur de la Bretaña francesa, en la provincia del Morbihan, se encuentra la península de Quiberon. Rodeada por el Atlántico, esta estación balnearia es famosa por sus playas de arena fina, sus acantilados de granito y sus especialidades culinarias. Una bocanada de aire yodada para tomar en familia, recargar pilas y pasar unas vacaciones memorables.

perro
Nada más llegar a Quiberon, uno se siente como si estuviera en la punta del mundo, cercada por océano. Entre la costa salvaje y la bahía, esta lengua rocosa se adelanta 14 kilómetros en el mar y ofrece numerosos rincones especiales, muy diferentes según el tiempo.

Una ruta para mezclarse con la cultura urbana de Barcelona

Centros que gozan de espacio para nuevas ideas, sin la presión comercial a la que están sometidas las galerías, o por la afluencia de visitantes que levanta dolores de cabeza en los museos. Plataformas para el entretenimiento, intercambio de ideas y la creación de proyectos son la forma más alternativa de conocer la cultura urbana de Barcelona.
antic

Se trata de espacios de creación artística, establecidos en los diferentes barrios de la ciudad, donde se fomenta el contacto con la población local y los distintos gremios de artistas para disfrutar de música en vivo, presentación de libros, exposiciones de ilustración y fotoperiodismo, lecturas poéticas, teatro, danza, circo, etc.
Cada propuesta cultural tiene un enfoque inusual: los artistas no son egos aislados, sino que entre todos tejemos redes con otras iniciativas’, afirma Sergio Marcovich, cofundador de El Arco de la Virgen, uno de los centros de la ciudad española.

Flores, arquitectura y wifi gratis en Braga, la ciudad más antigua de Portugal

Texto y fotos: Federico Ruiz de Andrés y Ana Bustabad Alonso

Braga es la ciudad más antigua de Portugal, y de ello da fe su inmenso patrimonio arquitectónico y arqueológico. Y, sin embargo, es también una de las más vivas. De animar estas calles bimilenarias se encargan los estudiantes de sus dos universidades, sus comerciantes y la Cámara Municipal, que ultima detalles para ofrecer wifi gratis en todo el casco histórico.
flores
Sus calles adoquinadas, además, necesitan pocas excusas para llenarse de flores. Las de los árboles, las de los puestos callejeros o las del Jardín de Santa Bárbara, un rincón encantador con miles de pensamientos y rosas que rodean la fuente de la santa. Buen comienzo para callejear por Braga y descubrir caminando esta antigua capital del Minho, en el norte del país.


Parador de Tui, asomado al río Miño y a Portugal

Texto y fotos: Ana Bustabad Alonso y Federico Ruiz de Andrés

Desde el jardín del Parador de Tui se ve en lo alto la catedral de Santa María, centro neurálgico de esta ciudad episcopal de la provincia de Pontevedra. Y el río Miño, ya próximo a verter sus aguas en el Atlántico. Al otro lado, Portugal.

tui_rioAquí llegan, tras miles de kilómetros y varios años de travesía desde el mar de los Sargazos, las diminutas angulas, crías de anguila. Su pesca está por ello muy restringida y son caras, pero se pueden degustar a buen precio durante la Festa do Meixón, Fiesta de la Angula, que abre la temporada por San Telmo.


Parador de Vilalba, dormir en una torre medieval camino de Santiago

Texto y fotos: Federico Ruiz de Andrés y Ana Bustabad Alonso

Érase una vez un castillo imponente que dominaba Villalba –Vilalba, en gallego-, villa lucense de buen comer camino de Compostela. Las revueltas Irmandiñas del siglo XV dejaron solo una torre, la de los Andrade, que sobrevive hoy convertida en el Parador más coqueto de esta red de alojamientos de España.

torre

En su interior seis cuartos, los más especiales del hotel, y un salón con chimenea. El resto se acomoda en el edificio contiguo, cubierto de pizarra como los demás tejados de la villa. Entre ambos, un jardín pequeño con terraza para el buen tiempo, que en Galicia es más abundante de lo que cuentan.

Una visita salvaje a Cabárceno, el parque de animales felices de Cantabria

Parque de Cabárceno. Opinión de Expreso.info del

Texto y fotos: Ana Bustabad Alonso

Las jirafas me sonríen con sus ojos grandes, intensos, antes de agacharse para recibir una zanahoria. La toman de mi mano delicadamente, todo elegancia. Pero le sonríen mucho más aún a Santiago Borragán, el veterinario jefe del Parque de la Naturaleza de Cabárceno. Porque este hombre extraordinario conoce a cada una por su nombre, sabe de su carácter, y ellas lo conocen a él.
jirafas
Da gusto ver cómo viven en esta antigua mina de Cantabria, tan diferente de otros recintos zoológicos. ‘Todos lo hacemos lo mejor posible con los medios que tenemos’, disculpa Santiago, humilde, a sus colegas. Pero no es cierto. Quien esto firma ha visto demasiadas jaulas indignas por el mundo. Todo lo contrario que en Cabárceno. Aquí los animales son felices. Y los animales humanos también.