EUROPA
 
martes 27|06|2017

Elche, sorprendentemente jugosa

Texto: Ana Bustabad Alonso. Fotografías: Federico Ruiz de Andrés

En la provincia de Alicante, en plena aridez del Levante español, Elche -Elx en su dulce nombre valenciano- se abre jugosa al viajero, como un dátil maduro en medio del desierto. Como el de los dátiles, el sabor de Elche sorprende al principio, explota los sentidos y permanece luego en el paladar y en la memoria.

Dama de Elche

El inmenso palmeral que rodea su centro histórico y la devoción que profesa por el Misteri de su Virgen de la Asunción son ya de toda la Humanidad, porque así lo decretó la UNESCO en 2000. Pero, seguramente, para los ilicitanos no hay Patrimonio más grande que la mirada de su Dama. La que pasea el nombre de su ciudad por el mundo.


Chantada, eternamente verde

Texto: Sandra Varela González

Fotografías: Roberto Novo y Guillermo García Freire

Chantada es uno de los tres municipios que integran la comarca gallega de igual nombre, en el noroeste español.

Ribeiras de S. Fiz

Se extiende por la provincia de Lugo, desde la Serra do Faro hasta las Ribeiras do Miño; gracias a lo cual, Chantada se caracteriza por un paisaje donde el río y la piedra estrechan lazos con una eternamente verde vegetación que a simple vista nos invita al relax.


Entre arena y eucalipto

Hotel Rías Altas

Texto y fotografías: Federico Ruiz de Andrés

El Hotel Rías Altas, de Perillo, ofrece una agradable estancia en el entorno de Coruña.

Fachada lateral del hotel Rías AltasLa noche en la comarca de Terra das Mariñas tiene en Santa Cristina uno de los ineludibles puntos de atención: discotecas, bares, cafeterías, diversos restaurantes.

Allí, en el espigón que se abre en dos vertientes a la playa, el hotel Rías Altas ofrece a su clientela 103 habitaciones.

Esta emblemática situación, sobre la misma arena, permite considerar a la instalación, tanto por su vertiente de ocio y baño, como por ser enclave de interés para quienes tienen a Coruña como destino para negocios.

En apenas diez minutos, uno puede ponerse en la coruñesa plaza de María Pita.

Un complejo deportivo anexo con piscina climatizada, gimnasio y sauna componen un conjunto con solera, pero encantadoramente ofrecido a un viajero que aprecia la entrega y la amabilidad de su personal.



París: deja que se derrita en tu boca

Texto y fotografías: Ana Bustabad Alonso 

Uno de los recorridos más deliciosos de París comienza en una plaza pequeña, íntima, en pleno barrio de Saint Germain des Prés. Cuatro paulownias rodean la farola de cinco globos, convertida ya en una de las postales típicas de la ciudad. Enfrente mismo, el museo Delacroix, donde estuvo el último estudio del pintor.

Pisadas de tobillos finos levantan eco en los adoquines. En la mano, bolsitas de papel caro con letras troqueladas. El glamour le viene de lejos a la plaza Fustenberg. Muy cerca de aquí, calle abajo, estuvo el primer salón de té de la ciudad, ideado para evitar a las damas sentirse incómodas en los cafés.


La Costa Azul más portuguesa

Texto y fotografías: Ana Bustabad Alonso 

"Llegar a la Costa Azul portuguesa es llegar a una región de colores, sabores, luz, paisajes y emociones difíciles de describir o de explicar". Así la definen los que la aman, y así la comprueban los que la visitan.

Vista de la Costa Azul

Apenas media hora por autopista sobre el estuario del Tajo separa el aeropuerto de Lisboa de Setúbal, capital de la Costa Azul portuguesa. Atravesando los catorce kilómetros del imponente Vasco de Gama, con sus farolas inclinadas para no perturbar a los peces; entre flamencos y salinas, llegamos a Setúbal.


Mar, sol y pinos en la luz de Huelva

Hotel Oasis Isla Cristina

Texto: Federico Ruiz de Andrés. Fotografías: Ana Bustabad Alonso 

Costa de Huelva, a 46 kilómetros dirección Portugal, junto a la carretera costera que enlaza La Antilla (playa de Lepe) con isla Cristina; iniciando el tramo urbano de esta última.

El Hotel se inauguró en abril de 2006 y destaca por ser un edificio encalado en un fondo de verde pino.

Vista del mar desde la terraza de la habitación 

Tras él, a dos pasos, y en primera línea, la  playa central de Isla Cristina; una franja de arena de 6 kilómetros de longitud que enlaza las dos poblaciones citadas.

Cinco plantas para un edificio catalogado como Apartotel que dispone de dos aparcamientos; uno gratuito y de acceso con la llave magnética de la habitación y el otro, de pago, subterráneo.

La decoración interior, una mezcla de estilos colonial y zen con las paredes de blanca y ocre apariencia, conducen a una luminosa recepción en la que el personal sabe tratar al huésped y éste es informado de las posibilidades que la instalación le brinda.