AMÉRICA
 
lunes 24|07|2017

10 lugares imprescindibles para conocer la ciudad de México

Tras horas de vuelo cruzando el océano, desde la ventanilla del avión se ve un sinfín de luces y entonces se comprende la inmensidad de la ciudad de México. La urbe parece no tener fin y queda patente el reto que implica conocerla realmente en el tiempo que tenemos disponible.

Para aprovechar la visita al máximo, esta es una guía de 10 lugares indispensables para vivir esta megalópolis y sacarle todo el provecho posible.
0fuente
Cada uno de sus más de nueve millones de habitantes tendrán diferentes opiniones de cómo disfrutar del conjunto de 16 delegaciones que, sin contar su área conurbada, forman la ciudad. Pero estos aparecerán en la mayoría de las listas:

Ballenas, pingüinos y elefantes marinos en Destino Península Valdés, Chubut

Volamos desde Buenos Aires. Las maniobras de aproximación nos muestran una tierra plana y de vegetación  baja y rala, tramos de costa con amplias bahías, otra vez páramo y pronto el aterrizaje. Es el aeropuerto de Trelew, a 63 km. de Puerto Madryn y a tan solo 17 de Rawson, la capital. Estas tres ciudades, de nombres anglófonos, concentran más del 40 % de los habitantes de este vasto territorio.

baño pareja

Aunque pueda parecerlo, no hablamos de una colonia inglesa. Estamos en la Patagonia argentina, 1.400 km. al sur de Buenos Aires, en la extensa provincia del Chubut (1), que sobrepasa los 240.000 kilómetros cuadrados y toma el nombre del río que la cruza, en araucano, Chubuy (tortuoso). Y es patria de ballenas, elefantes marinos, pingüinos...

10 ideas sencillas y baratas para mejorar tu restaurante

Las propuestas televisivas del chef Gordon Ramsey, primero, y del gran Alberto Chicote en la versión española después, han puesto el foco en la realidad que se oculta tras la gestión de un restaurante; las miserias -y también las grandezas- que no se ven desde la mesa.

detalle

Muchos de ellos adolecen de errores fácilmente subsanables pero a veces, como en el amor, hace falta cierta distancia para descubrirlos. Escuchar a los clientes suele ser una buena estrategia, y con un poco de cariño y unas ideas sencillas se puede mejorar sensiblemente. Ahí van diez.


24 horas en Buenos Aires: Historieta y tango en San Telmo y libros en el Ateneo

San Telmo es el barrio de Mafalda y no podíamos pasar por aquí sin saludarla y dejar nuestro pequeño homenaje al genial ‘Quino’. Precisamente este año, 2014, se conmemoró el cincuentenario de su alumbramiento.

mafalda

Mafalda, aunque dizque creada en 1963, debutó en la revista ‘Primera Plana’ en septiembre del 1964, pasó por el diario ‘El Mundo’ hasta su desaparición en 1967 y, después, en ‘Siete días ilustrados’ hasta el 25 de junio del 1973. Durante esos diez años escasos ‘vivió’ con su familia en c/Chile, 371.


24 horas en Buenos Aires: Siempre Evita

Evita es la pieza de referencia en el tablero bonaerense. Revive en sus estatuas y en los monumentales murales, está en los museos, en los musicales… En la Recoleta, reposa su cuerpo, pero su espíritu vaga entre los descamisados del siglo XXI. Y dicen que, escuchando atentamente, aún se oye el eco de su voz entre los palcos del Teatro Colón.

evita

Y tras ella, la polémica. Buen ejemplo, el conocido edificio del Ministerio de Desarrollo Social (antiguamente de Obras Públicas), en la Avenida 9 de Julio, en cuyas fachadas Norte y Sur se ven desde la distancia los murales del artista Alejandro Marmo, realizados en acero corten con una altura de 31 metros y 24 de ancho.

24 horas en Buenos Aires: imágenes desde el ómnibus

Un solo día en esta inmensa y deslumbrante urbe da poco de sí, por eso aprovechamos todos los minutos para, con ayuda de la ‘Nikon’, registrar cada imagen novedosa; el color de los inmensos parques, algunos verdaderos bosques urbanos, sorprendidos en plena explosión primaveral (primeros días de octubre); plazas y calles clásicas y tópicas; barrios, edificios y monumentos famosos y de nombres rimbombantes…

plaza

Incluso desde el ómnibus, a pesar de refracciones, reflejos, pringues de los vidrios y obstáculos inesperados o insalvables. Nos habría gustado recorrerlo todo caminando, tomar las fotos eligiendo el encuadre, pararnos a leer cada inscripción, platicar con los paseantes…, pero los 1.440 minutos eran inflexibles.

Así son las fotografías que les brindamos en esta ruta visual desde el ómnibus.