ÁFRICA
 
lunes 24|04|2017

Ciudad del Cabo (I), primeras impresiones

La llegada a Ciudad del Cabo a través de su aeropuerto internacional proporciona ya valiosas imágenes, ricas en colorido e información urbanística. La N2, por la que apuramos rápidamente los 20 kilómetros que nos separan del centro, atraviesa una zona industrial y los barrios marginales de Nyanga, creado hace unos cincuenta años para descongestionar Langa, y Manenberg, que da nombre a un revelador documental sobre la dramática lucha por la supervivencia y el resurgimiento después del apartheid, antes de bordear por el Sur el residencial de Pinelands, la ciudad jardín diseñada hace casi un siglo siguiendo los criterios de Ebenezer Howard. De los primeros, se ven sobre todo las nuevas casitas de colores y limpia arquitectura, alineadas a lo largo de la autopista como primer paso de la renovación habitacional; por detrás se extienden las barracas. Al fondo y hacia la izquierda, siempre la silueta de Table Mountain, que ya nos acompañará hasta nuestra partida. Es la referencia en esta magnífica urbe multirracial.

aeropuerto_cabo

Túnez, una escapada refrescante por la ciudad y la Ruta del Agua

Bien comunicada, tranquila, exótica y, sobre todo, acogedora, la capital de Túnez es el destino soñado para quienes gustan del ritmo urbanita combinado con una escapada relajante. En este caso a la cercana Ruta del Agua.

fuente_1

Así que, para quienes no la conozcan todavía o quieran un programa para disfrutarla al máximo, ahí va una escapada de cuatro días en Túnez. Muy buen viaje.

Una escapada de aventura por los desiertos de Túnez

Si te apetece vivir una aventura increíble en el desierto, emular a grandes viajeros de los siglos XIX y XX como Lawrence de Arabia, huir del mundanal ruido para encontrarte contigo mismo, o simplemente llenar tu muro de Facebook de fotos que causarán envidia; pero, al mismo tiempo, te gustan los viajes seguros y tranquilos en los que nada falla… Túnez es tu destino.

desierto

Este país, cuyo mayor valor es la hospitalidad de sus gentes, guarda mil y un desiertos. No solo las clásicas dunas del Sahara, mar de arena que ellos llaman erg; también desiertos de rocas (reg) e incluso desiertos de sal (chott). Y todos están ahora en un momento idóneo para visitarlos, sin aglomeraciones de turistas; perfectos para una aventura inolvidable.



10 ideas sencillas y baratas para mejorar tu restaurante

Las propuestas televisivas del chef Gordon Ramsey, primero, y del gran Alberto Chicote en la versión española después, han puesto el foco en la realidad que se oculta tras la gestión de un restaurante; las miserias -y también las grandezas- que no se ven desde la mesa.

detalle

Muchos de ellos adolecen de errores fácilmente subsanables pero a veces, como en el amor, hace falta cierta distancia para descubrirlos. Escuchar a los clientes suele ser una buena estrategia, y con un poco de cariño y unas ideas sencillas se puede mejorar sensiblemente. Ahí van diez.

Descubre la medina de Tánger con los cinco sentidos

Texto y fotos: Federico Ruiz de Andrés y Ana Bustabad Alonso

Tánger es una de las ciudades más interesantes de todo Marruecos. Asomada al Mediterráneo y al Atlántico, conserva mucho del encanto de su época dorada, a principios del siglo XX, cuando escritores, músicos y pintores hicieron de ella su paraíso.
medina
Pero su parte más auténtica, penetrante, la que embriaga al viajero y lo hace olvidarse del mundo, es sin duda su ciudad vieja, la medina. Callejas enrevesadas, misteriosas, repletas de estímulos que despiertan los sentidos. A través de ellos, de los cinco, te invitamos a descubrirla.