CON FIRMA
 
miércoles 20|09|2017

Turismo rural: diversidad y diversificación

María Sánchez, presidenta de NORATUR

María SánchezEl turismo rural es un fenómeno relativamente reciente en España y, especialmente, en la Región de Murcia. Esta clase de alojamientos cuenta con una larga tradición en varios países de la Unión Europea como Francia, Austria, Suiza e Inglaterra, en donde es una actividad consolidada que genera un importante volumen de riqueza y, lo que es más importante, miles de empleos de calidad.

Según arrojan varios estudios, más del 25% de los europeos pasan sus vacaciones en el medio rural. Cifras a las que en España sólo se acercan Castilla y León, Cataluña, Baleares y Asturias.

Sociología del turismo

Manuel Barón, presidente de la Asociación Murciana de Campings

Escribe José Saramago en Viajes a Portugal: ‘El viaje no termina jamás. Sólo los viajeros terminan. Y también ellos pueden subsistir en memoria, en recuerdo, en narración... El objetivo de un viaje es sólo el inicio de otro viaje’.

            El turismo nace de la necesidad humana, en un principio, de buscar la aventura, descubrir lugares nuevos y países desconocidos. En este sentido, el turismo siempre ha existido, a través de grandes viajeros guiados por el atractivo de la novedad, aderezado por el riesgo y la aventura.

El fenómeno turístico responde a una necesidad de buscar tanto el descanso físico como el equilibrio mental. Otros conceptos como lo lúdico, la experiencia, la seguridad, la tranquilidad y el clima son otros ingredientes que completan el abanico necesidades del turista moderno.

El turismo del silencio

Francisco Carreño, profesor de la UM

Francisco CarreñoDijo Manuel Azaña: ‘Si los españoles habláramos sólo y exclusivamente de lo que sabemos, se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar’. Paseo la cita entre mis vecinos y, dejando la República a un lado, están completamente de acuerdo. Les sitúo. Me encuentro en la plaza del Mesoncico de Cehegín (Murcia, España), rodeado por más de una veintena de balconadas que hermosean el casco histórico del pueblo.

Sigo paseando con la cita de Azaña en la cabeza. La tengo en la punta de la lengua, y cuando estoy a punto de repetirla a mi tocayo que llega a las puertas de su negocio, de repente, compruebo que el sueño del político republicano es posible en Cehegín, ya que el silencio nos invade. Eso sí, con la excepción de que nadie, en ningún lugar del mundo, habla sólo y exclusivamente de lo que sabe. Y menos en España, Azaña.
Saludo afectuosamente al mesonero, y me percato, iluso de mí, de que Cehegín es un exponente de lo que denomino el turismo del silencio.


Un placer tenerle entre nosotros

Soledad Díaz, presidenta de HOSTEMUR

Tiene ya decidido de antemano que va a marcharse sin pagar del establecimiento. Como suena.

La elección, en su caso, no ha dependido de los precios, ni de las temporadas, ni de las fechas justas ni, por supuesto, del estado de ánimo. Se trata de un personaje que se pone el disfraz de turista y visita la Región a coste cero. No es la primera vez que planea hacer lo que denomina un sinpa –simpática contracción de ‘sin pagar’–.

Para aquellos que desconozcan la terminología picaresca, según la página web friquipedia –créanme, existe– el sinpa se define como una “costumbre típica española (también dada en otros países) fruto de la picaresca típica de nuestra tierra, en realidad es un arte que sólo con años de práctica puede ser dominado.

Consiste en pedir algo (normalmente en un bar) para después hacerte el sueco a la hora de soltar la panoja y abandonar el local como si nada hubiera pasado”.


El gato filósofo, el viaje y el nudismo

Manuel Bustabad Rapa, periodista

Amigo Clyde, gato filósofo, estoy de acuerdo con casi todas tus reflexiones, muy especialmente en lo que se refiere a nuestro viaje vital, y de eso quiero hablar contigo.

Pero antes quería decirte que deberías firmar así: Clyde, gato filósofo, y no sólo Clyde, gato. Porque, aunque tu identidad gatuna lleva implícita la capacidad de analizar y desarrollar al máximo las alternativas que nos brinda la naturaleza, muchos humanos no lo saben.
Precisamente este animal, el hombre, deja transcurrir su vida en una continua búsqueda del momento adecuado, del lugar ideal, de la oportunidad tal o cual. Siempre, en una permanente insatisfacción, preparándose para un mañana del que nunca sabe cuándo será. Y sin percatarse de que hoy es el día, éste el lugar y la oportunidad la que se nos brinda cada minuto en cualquier recodo del camino. Por eso, en cierto modo, a todos nos sorprende el final como si aún estuviésemos iniciando el recorrido, como si nuestra existencia fuese provisional. A lo mejor lo es.

El viaje de su vida

Clyde, gato

Acababa de comenzar el viaje de su vida, ese que todos soñamos alguna vez.

El periodista español Julián Lago lo había dejado todo atrás y daba los primeros pasos de su nueva existencia en Paraguay cuando un desafortunado accidente truncó su viaje, todos sus viajes.

Seguramente lo había planificado con mimo, cuidando cada detalle. Saboreando con antelación lo que estaba aún sin disfrutar.
Qué tendrá esto de viajar, que comienza en nuestra mente mucho antes de tomar el primer vuelo, de subirnos a un coche o a un tren.
Suele pasar. Cuando alguien cercano -aunque sólo sea mediáticamente- lo pierde todo, regresan inevitables los interrogantes esenciales del ser (humano, o no, también los gatos nos hacemos preguntas).