CON FIRMA
 
domingo 27|05|2018

En busca de la oficina de turismo perdida

Chisco, gato viajero

ChiscoMe encanta llegar a un aeropuerto o una estación de tren y encontrar una pequeña -a veces no tanto- oficina de turismo con información sobre la zona. Es cada vez más frecuente y te salva de la imprevisión. Es lo que tiene viajar tanto, que no siempre te documentas debidamente acerca de lo que vas a visitar.

Sin embargo, la mayor parte de los viajes por placer se hacen en coche y eso ya es otro cantar. Casi todas las ciudades ubican sus oficinas de turismo urbanas en lugares inaccesibles al tráfico rodado o, simplemente, difíciles de encontrar.

‘Apoyando el turismo, se apoya a la economía’

Jesús Pacheco, presidente de la Asociación de Hoteles de Hostemur

Jesús Pacheco‘Apoyando el turismo, se apoya a la economía’. Así de claro lo manifiesta la Organización Mundial del Turismo, ya que como actividad económica de carácter transversal es capaz de generar notables beneficios a las comunidades locales por su efecto multiplicador.

Ya, nuestro Plan Estratégico de Desarrollo de la Región de Murcia 2007-2013 recoge que ‘La clave de la consolidación del crecimiento económico regional reside en dos pilares básicos: el aprovechamiento de las ventajas del potente sector industrial y energético como motor de la transformación económica, y la potenciación del sector servicios, sector fundamental ante la terciarización de la economía, y que en la Región incluye actividades con gran futuro como la logística, el turismo, el comercio y los servicios a las empresas’.
Pues bien, ahora que estamos a medio camino de finalizar dicho plan, no nos cabe la menor duda que este sector ha demostrado a lo largo del tiempo que es capaz de promover un desarrollo sostenible y potenciador de las economías locales, regionales y nacionales.

Girasoles de carne

Francisco Fuentes, presidente de la Fundación Fuentes-Vicente

Francisco FuentesEn el segundo piso del Museo Van Gogh, un edificio gris situado en el barrio más cultural –en el sentido estricto de la palabra- de Ámsterdam, tuve una de las revelaciones más extrañas de mi vida. ‘Si Vincent Van Gogh hubiera nacido en Murcia, en vez de pintar girasoles, se habría decantado por los pasteles de carne’, pensé tontamente. Me explico. Pero, antes, vayamos por pasos.

En ‘Jarrón con quince girasoles’ el pintor holandés distribuye las flores en el espacio de forma arbitraria, a su antojo, buscando el contraste. En él, los girasoles parecen vivir su propia pesadilla, ya que se retuercen como serpientes. No se encuentran marchitas, sino atormentadas, apocadas, infelices. No retrata una naturaleza muerta, sino una naturaleza agonizante.
Febrero de 1888. Van Gogh llegó a la región francesa de Arles en tren, procedente de París. El pintor buscaba captar los matices de la suave luz del sur de Francia. Su sueño consistía en crear una comunidad de artistas que resolviera sus necesidades económicas, convenciendo, en un principio, a su colega Paul Gauguin. Pero sus distintas opiniones en materia artística acabaron por construir un muro entre ambos. Los rifirrafes entre Van Gogh y Gauguin alcanzan su punto más álgido en la que quizá sea su detalle más conocido –maldita sea el conocimiento mosaico-. El holandés, mentalmente inestable, decidió, días después de su llegada a Arles, cortarse una oreja con una cuchilla.


Famélicos

Roberto Fuentes, director de Comunicación de HOSTEMUR

Roberto Fuentes‘Definitivamente/ parece confirmarse que este invierno/ que viene, será duro. Adelantaron/ las lluvias, y el Gobierno,/ reunido en consejo de ministros,/ no se sabe si estudia a estas horas/ el subsidio del paro/ o el derecho al despido,/ o si sencillamente, aislado en un océano,/ se limita a esperar que la tormenta pase/ y llegue el día en que, por fin,/ las cosas dejen de venir mal dadas’.

Este poema que destripa al franquismo lleva la firma del poeta Jaime Gil de Biedma. Lo saco a relucir porque, curiosamente, está fechado en octubre de 1959.
Resulta evidente que a la luz de la democracia, los consejos de ministros ya no debaten acerca del subsidio del paro o el derecho al despido. Pero su análisis, cincuenta años después, goza de una preocupante actualidad informativa.
El Gobierno central [español] se encuentra aislado desde un punto de vista económico. Incluso desautoriza las previsiones del Fondo Monetario Internacional.

Bienvenida, Mrs. Davis

Soledad Díaz, presidenta de HOSTEMUR

Soledad DíazPor millonésima vez tomo prestado el título de la película más conocida de Luis García Berlanga, ‘Bienvenido Mr. Marshall’. Pero, en esta ocasión, además de cambiarle el apellido, le otorgo el tratamiento propio de una auténtica señora. ¿Por qué? Porque el evento lo merece. No en vano, la Copa Davis ha regresado a Murcia nueve años después.

Con ello, consigo un doble propósito. Por un lado, me adelanto a la oleada de homenajes que recibirá este otoño el genial cineasta, que será homenajeado en la Mostra de Valencia.
Y, por otro, porque la celebración de las semifinales en La Torre Golf Resort de Polaris World ha provocado un impacto social y económico en la Región de Murcia similar al Plan Marshall. Con la salvedad de que, en esta ocasión, los millones no han pasado de largo.

El aeropuerto de Galicia

Manuel Bustabad Rapa, periodista

Manuel BustabadEstos últimos días leemos en la prensa que ha llegado la cordura, en materia de transporte aéreo, a algunos de los máximos responsables políticos del momento. El Ministro español de Fomento, Sr. Blanco (PSOE), coincide con el Presidente de la Xunta de Galicia, Sr. Núñez (PP), en que basta con un aeropuerto en nuestra comunidad.

Pues ¡claro!, un único aeropuerto es suficiente para comunicarnos con el exterior. Más de uno, ya no digamos tres, los hace inviables. Pero que no cunda el pánico, se necesitan todas las pistas, no hay que cerrar los aeródromos (permítanme el término) existentes. Se trata de convertirlos en terminales de un mismo aeropuerto.
Es obvio que, por la distancia entre Coruña y Vigo, con la tecnología actual, la comunicación entre las terminales de Alvedro, Lavacolla y Peinador puede lograrse en fracciones de hora. Otros aeropuertos, por ejemplo Barajas (Madrid), son operativos con un alto nivel de eficacia, a pesar de contar con varias terminales. Y alguna de gran extensión, como la T4, que necesita un tren interno para enlazar las distintas zonas de embarque.