CON FIRMA
 
viernes 20|10|2017

Pasear con felinos: una moda perjudicial y peligrosa

Giovanna Constantini, Área de Proyectos – Turismo Responsable FAADA

Pasear con grandes felinos y jugar o alimentar a las crías se ha convertido en ‘tendencia’. Cada vez son más los centros en países africanos como Sudáfrica o Zambia, e incluso en algunos zoológicos de los Estados Unidos, que promueven ésta práctica dentro sus ‘programas de conservación’ y ‘protección de la fauna’. ¿Conservación? ¿Protección? No.  Es solo una forma más de lucrarse de los animales salvajes escondida tras una falsa etiqueta.

LEONES

Desde luego los animales salvajes no suelen dar paseos con los humanos en sus hábitats naturales. Y esta nueva moda no es más que otra forma de engañar a los turistas para que paguen por una actividad que puede resultar peligrosa y que, además, no beneficia en nada ni a los animales ni a los supuestos programas de conservación.
Desde el punto de vista de los turistas puede parecer muy emocionante interactuar con felinos salvajes, darles de comer o simplemente hacerse una foto recostados encima de ellos. Pero,  para que los viajeros vivan una ‘experiencia inolvidable’, muchos centros sobreexplotan de manera descontrolada a los animales. Un verdadero centro de conservación jamás potenciaría este tipo de actividad.
Las crías, la herramienta más suculenta
Las crías son la herramienta más suculenta a la hora de atraer a los turistas, y también la parte más perjudicada. Son separadas de sus madres a los pocos días de nacer para que puedan volver a reproducirse lo antes posible. Los bebés son alimentados a biberón con la intención de ‘humanizarlos’ al máximo (acostumbrarlos a los humanos) y, por tanto, desposeerlos de sus instintos salvajes, naturales.  Además de forzar los ciclos reproductivos, esta práctica puede tener graves repercusiones para el desarrollo de las crías, ya que en su hábitat natural, son las madres las que las protegen hasta que aprenden a valerse por sí mismas y pueden desenvolverse en un entorno natural.
Otro gran engaño se produce cuando los cachorros llegan a la madurez. Los falsos centros de rescate aseguran que reintroducen a los ejemplares adultos en su hábitat natural. En realidad, se ha descubierto que la mayoría de ellos son vendidos a empresas que los utilizan para organizar cacerías enlatadas en las que, aprovechando que han sido acostumbrados a la presencia humana, se les acorrala y da caza dentro de espacios reducidos de los cuales no pueden escapar.
Así, es fácil entender que numerosos expertos coincidan en que estos programas no benefician ni ayudan en ninguna medida a la conservación de estas especies. Sería mucho más eficaz destinar todos los recursos que se utilizan para la cría de felinos en cautividad a proteger y asegurar su hábitat natural o a llevar a cabo campañas de sensibilización que contribuyeran al cese de las matanzas.
 Por lo que se refiere a los programas de reintroducción, un reciente informe científico alerta sobre cuáles son los resultados de estas prácticas, destacando que desde el inicio de estas actividades no se ha reintroducido a ningún felino en su hábitat natural (Luke T.B. Hunter, Paula W., Philipp H., Laurence Frank C. B., Andrew L., Guy Balme., Christine B. y Urs B. (2012). Walking with lions: why there is no role for captive-origin lions Panthera leo in species restoration. Fauna and Flora International, Oryx, 47 [1]­  19-24.)
Es necesario dar a conocer este tipo de prácticas para que todos seamos capaces de distinguir un verdadero centro de rescate y conservación de un centro que utiliza a los animales como simples objetos de diversión o entretenimiento.
La creación de un turismo responsable con los animales es uno de los grandes retos que se dan hoy en día, pero se puede conseguir si todos trabajamos y contribuimos para alcanzar este objetivo.
 
Para más información se puede visitar esta web: turismo-responsable.com
 
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.