CON FIRMA
 
martes 27|06|2017

10 Consejos básicos para viajar siempre seguro

Ana Bustabad Alonso, periodista
Cuando emprendemos un viaje nos preocupamos de buscar información sobre el destino, los lugares imprescindibles para visitar, el idioma o las costumbres locales.
Pero no siempre nos ocupamos como es debido de uno de los elementos más importantes para que todo resulte perfecto: la seguridad.
Unas normas sencillas evitarán que cualquier imprevisto arruine nuestro viaje. Aquí van diez consejos básicos para viajar siempre seguro:
1.     1. Información previa. Cualquier lugar del mundo, incluso los potencialmente ‘peligrosos’, puede ser un buen destino siempre que se conozca la situación del país y se tomen las precauciones adecuadas en cada zona. En la web del Ministerio español de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) hay un apartado de países y regiones con información actualizada y alertas de seguridad. Si se viaja por carretera, incluso dentro del mismo país, conviene informarse de la situación del tráfico o de posibles incidentes en la ruta. La web de la Dirección General de Tráfico está siempre actualizada.
2.     La salud también viaja. La única vacuna obligatoria actualmente, solo en algunos países del mundo, es la de la fiebre amarilla, pero muchos destinos son delicados sanitariamente por enfermedades como la malaria, el tétanos o hepatitis. En la web del Ministerio español de Sanidad hay un resumen básico de la situación sanitaria de cada país, pero antes de viajar conviene acudir al centro más próximo de Sanidad Internacional, donde diseñan a cada viajero un plan personalizado que incluye las vacunas necesarias en cada caso, y donde nos recomiendan los medicamentos que hemos de incluir en nuestro botiquín básico dependiendo del destino.
3.      Un buen seguro. Nunca se sabe cuándo surgirá un imprevisto, por eso hay que estar siempre preparado. La tarjeta sanitaria del propio país, o la Tarjeta Sanitaria Europea, que incluye cobertura médica también en otros países adheridos, puede ser suficiente si se viaja por Europa. Pero en el resto del mundo es imprescindible un seguro de viaje. IATI tiene seguros muy baratos para viajeros desde un día y a cualquier lugar del mundo que se contratan rápidamente a través de su web. Si se viaja en coche, hay que revisar bien las condiciones del seguro, y contratar si es necesario coberturas adicionales para situaciones como pinchazos o robos, frecuentes en algunos países.
4.     Registro de viajeros. Si el destino es potencialmente peligroso, bien porque se trata de un país en conflicto o bien porque vamos a pasar mucho tiempo en lugares mal comunicados, lo mejor es dejar constancia de nuestra presencia allí, comunicando nuestro plan de viaje a la embajada de nuestro país. Una idea fantástica es inscribirse en el Registro de viajeros del MAEC.
5.      Dinero al momento. Nadie está libre de un robo o de una situación imprevista que nos deje sin dinero o sin tarjetas a miles de kilómetros de casa. Paypal es una plataforma segura de pagos a través de Internet que permite solicitar y recibir dinero con un simple correo electrónico e incluso retirar dinero de cajeros automáticos sin necesidad de tarjeta.
6.     6. Bien documentados. En caso de perder la documentación durante el viaje, nos facilitará mucho los trámites disponer de una copia de los documentos originales en la Red, para poder descargarlos desde cualquier ordenador o incluso pedir que nos envíen algo que se nos ha olvidado. Una buena idea es abrir una cuenta en Dropbox, una excelente plataforma para compartir documentos, o guardar una copia en un webmail potente como el de Gmail.
7.      7. Equipaje sin sorpresas. A la hora de hacer la maleta, conviene dejar los objetos importantes como documentación, cámaras o equipos electrónicos en el equipaje de mano. Envolver la maleta con film o poner un candado puede disuadir a algún amigo de lo ajeno, pero resultará peor si se ve sometida a un control policial. Tampoco está de más llevar en cabina lo imprescindible para sobrevivir un par de días, nos resultará muy útil en caso de pérdida de equipajes. Para agilizar los trámites de recuperación, cada maleta ha de estar perfectamente identificada con nuestros datos de contacto, correo electrónico y el número de teléfono que utilicemos durante el viaje.
8.     Sin ostentaciones. Durante el viaje, sea cual sea nuestro destino, no hay que hacer ostentación de artículos de lujo como cámaras, relojes carísimos o fajos de billetes. Lo mejor es llevar el dinero repartido en varios lugares, y vestir con sencillez, nada de uniformes de explorador para visitar una ciudad, que además resultan ridículos en la mayoría de los casos.
9.     Hoteles seguros. La mayoría de hoteles del mundo cuentan con un personal absolutamente honrado que sabe que la seguridad de sus clientes es un dogma en el negocio turístico. Pero nadie está libre de un descuido. El momento más peligroso suele ser por la mañana, cuando el personal limpia las habitaciones. Una puerta abierta puede ser un momento propicio para un robo si dejamos las maletas o algún objeto goloso a la vista. Mejor, dentro del armario. Los objetos más valiosos, en la caja de seguridad.
10. Números de emergencia. A pesar de todas las precauciones puede surgir una emergencia que nos obligue a pedir ayuda con urgencia desde cualquier lugar. Por eso hay que llevar a mano los contactos importantes. Una buena idea es descargar en el smartphone la aplicación TravelSafe, que incluye números de emergencia y datos de contacto de las embajadas de todo el mundo, y está disponible sin conexión.