ESPAÑA
 
viernes 25|05|2018

San Félix de Oca, Burgos, en la lista roja del Patrimonio

San_FelixEl estado de ruina y abandono de la iglesia de San Félix de Oca, ubicada en Villafranca Montes de Oca, en la provincia de Burgos, ha provocado que la asociación Hispania Nostra haya incluido el monumento en su Lista Roja del Patrimonio.

Los escasos restos del antiguo cenobio muestran un progresivo deterioro de la cabecera provocado por el debilitamiento estructural de los muros y por la ausencia de cubierta, circunstancias que agravan el riesgo de amenaza de desplome de la cúpula.
En 1983 se produjo una intervención de saneamiento en el entorno del ábside, y desde entonces, la iglesia, de titularidad municipal, ha quedado abandonada a su suerte. 
Las ruinas del templo de San Félix de Oca son el único resto del monasterio que, según la tradición, fue engrandecido por el conde Diego Porcelos (año 863) y escogido por él mismo como lugar de enterramiento.
El monasterio aparece citado como beneficiario de diversas donaciones realizadas por particulares en documentos del siglo X.
En 1049, según reza en otro documento del Cartulario de San Millán de la Cogolla, García III de Nájera agrega a San Millán el monasterio de San Felices de Oca, con todas sus posesiones ‘donamus atque confirmamus vobis monasterium quod dicitur Sancti Felicis, qui est situm in suburbio aukense’.
En dicho cartulario aparecen algunas referencias más antiguas, algunas de las cuales son consideradas apócrifas.
En el siglo XVIII, según el padre Flórez, el antiguo monasterio se había visto reducido a ermita: ‘corresponde colocar el monasterio más abajo, en la misma cañada a vista de la villa actual de Villafranca, donde persevera una ermita con la advocación de San Felices, que tiene termino propio de heredades, y todo pertenece al Real Monasterio de San Millán, a quien fue anejado el de San Félix’.
Diversas fotografías tomadas a principios de siglo XX nos muestran el estado de ruina en el que se encontraba dicha ermita para entonces. Lo que resta del antiguo monasterio se reduce al ábside de su iglesia, que presenta en planta un trazado cuadrangular.
Los muros de dicho ábside presentan un gran espesor y están formados por dos paramentos de sillares de piedra arenisca, que proceden del expolio de edificios romanos, cuyo interior se rellena con un núcleo de piedra trabada con mortero.
Expreso. Redacción. J.R