SABORES
 
lunes 25|09|2017

Una ruta sabrosa por el zócalo de Quito, Patrimonio de la Humanidad

Texto y fotos: Federico Ruiz de Andrés y Ana Bustabad Alonso

Parece mentira que un país tan pequeño como Ecuador guarde tantos lugares imprescindibles. Paisajes andinos de volcanes y trenes; la cálida Guayaquil, con sus iguanas amables; el color infinito de Otavalo; las Galápagos, escondite de estrellas y piqueros de patas azules; las playas de Esmeraldas, la bohemia Montañita, o la acogedora Baños, santuario líquido de entrada a la Amazonía.
centro
Pero de todas las maravillas que esperan, el viajero ha de comenzar necesariamente por el centro histórico de Quito, el primer núcleo urbano que la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad, allá por 1979.
Su ‘zócalo’, como llaman en América Latina al cogollo de las ciudades, hay que caminarlo sin prisas, como corresponde a un tesoro colonial a tres mil metros de altitud. Buena excusa para aprovechar sus paradas más sabrosas, las de su cocina tradicional.

Alma de Reboreda, néctar tostado de Ribeiro

Texto y fotos: Manuel Bustabad Alonso

Dicen que los vinos del Ribeiro, seguramente los más internacionales de Galicia y entre los más conocidos de toda España, arrastran fama de elaboración poco adaptada a los tiempos modernos.
Es cierto que la dificultad de las bodegas de la Denominación de Origen para llegar a acuerdos básicos que permitan optimizar los gastos de los propietarios y explotar eficientemente la marca común Ribeiro lastra su competitividad en el mercado. Pero no lo es menos que cada vez más productos personales destacan en la zona, más allá de los tradicionales blancos jóvenes que el imaginario popular asocia al término Ribeiro.

Tamal de cazuela en Rancho Palma, sabores imborrables de Cuba

Texto y fotos: Manolo Bustabad Rapa

Rancho Palma es uno de esos puntos afortunadamente inevitables para el viajero que atraviesa la provincia cubana de Ciego de Ávila, antes de aventurarse en los cayos del Archipiélago de Camagüey, también conocidos como ‘Jardines del Rey’, o, como en nuestro caso, regresando ya de Cayo Guillermo y Cayo Coco, antes de emprender la vuelta a la Habana.
No puedo escatimar elogios para este restaurante ‘campestre’, porque, aunque la afabilidad de su gente está en la línea de la que nos encontramos en todo el periplo, en nuestras papilas gustativas se ha grabado el regusto de sus guisos en la lista de los imborrables.


La Salita de Pacita, un secreto a voces en la nueva Noja gastronómica

Texto y Fotos: Ana Bustabad Alonso; Foto Noja: Turismo de Noja

Hasta hace poco Pacita era uno de los bares más conocidos de Noja, con una clientela fiel cada verano, pero no solo de cañas y hamburguesas vive el viajero, así que José y Oliva decidieron abrir su Salita como una extensión coqueta y sabrosa para las noches de todo el año.
 
Lo hicieron con solo cuatro mesas, el momento no parecía adecuado para más alegrías, pero pronto tendrán que ampliar el local, porque La Salita de Pacita es ya uno de los secretos peor guardados de Noja, en la costa de Cantabria.

Una refrescante ruta por las mejores horchatas de Valencia

Texto y fotos: Federico Ruiz y Ana Bustabad; Foto apertura: D.O. Chufa de Valencia

Arrugada, feúcha incluso, la chufa es tan humilde que en muchos lugares la consideran una mala hierba, pero en Valencia han elevado su pequeño tubérculo a la categoría de manjar, porque con ella elaboran una de las bebidas más sabrosas del mundo, la horchata.
Eso sí, no todas son iguales. Líquidas o granizadas, las hay que sirven para saciar la sed y otras con un sabor tan delicado que si las pruebas no querrás otra cosa. Si quieres saber cuáles son, acompáñanos en este refrescante recorrido por las mejores horchatas de Valencia.

Una escapada a Lisboa, de vuelta a los sabores de siempre

Texto y fotos: Federico Ruiz de Andrés y Ana Bustabad Alonso
Lisboa amanece con aroma a café expreso, que se disputa el título de mejor del mundo con el italiano, y desde ese momento hasta última hora de la noche la ciudad es un no parar de sabores y olores intensos, un auténtico festín para los sentidos.
 
El secreto de esta ciudad es que nunca se ha alejado de los frutos que da su tierra, ni de sus tradiciones, y aún hoy es una de las pocas capitales del mundo que esconde huertos urbanos tras sus fachadas de color pastel. En Portugal hasta los cocineros de vanguardia han vuelto a las recetas de toda la vida.
Si ya se te está haciendo la boca agua, acompáñanos por esta ruta sabrosa donde te mostramos lo más nuevo y lo mejor de siempre, un recorrido que puedes seguir paso a paso en Foursquare por los sabores más auténticos que te esperan en Lisboa.