SABORES
 
miércoles 23|08|2017

Lisboa a fuego lento, 5 restaurantes que recomendarás a tus amigos

Lisboa es una de esas ciudades que invitan a escaparse mil veces, porque en cada viaje descubres nuevos atractivos. Uno de los más poderosos, que aquí no se agota nunca, es el reclamo gastronómico.

mercado_lisboa

La cocina de capital portuguesa ofrece variedad para todos los gustos, pero hay algunos restaurantes en los que los platos se preparan a fuego lento, con ese chup-chup que los hace incomparablemente sabrosos. Lugares que te encantarán y seguro recomendarás a tus amigos, aquí van cinco, muy diferentes entre sí, para que le saques todo el jugo a tu escapada:
 

1. Granja Velha, cocina portuguesa casera para disfrutar a diario

gambas
En pleno centro de la Baixa, en la Rua dos Douradores, el Granja Velha es un restaurante repleto de lisboetas cada mediodía desde hace tres décadas. El éxito surge de una cocina sencilla que mantiene la esencia casera en un ambiente agradable y a buen precio.
Hay que dejarse aconsejar por las sugerencias del día y disfrutar sin prisas de sus guisos caseros y de excelentes pescados, con especial atención a la gastronomía del Alto Minho. 
Antes o después de la comida, un paseo por esta Baixa repleta de comercios y nuevos atractivos turísticos, como el Arco da rua Augusta o el Lisboa Story Centre en la Praça do Comercio, a orillas del río Tajo.
 
2. A Travessa, los mejores ingredientes a la lumbre de un convento
lareira
La alianza entre un portugués y una belga, Viviane Durieu y António Moita, ha dado como fruto la carta ecléctica y sorprendente de A Travessa, en la que la materia prima es siempre de la mejor calidad posible.
La comida comienza con una magnífica degustación de ocho entradas, con guiños que rompen el guión, y la carta contiene los mejores productos de temporada de Portugal y del resto del mundo.
El escenario, el antiguo Convento das Bernardas decorado con piezas de arte y un claustro del siglo XVII en el que resulta una delicia cenar en verano, y que comparte edificio con el Museu da Marioneta,  muy original. Para no fallar en una cena romántica o para asombrar a un gourmet avezado.  En invierno al calor de la antigua lumbre, y en verano en el claustro, una de las mejores terrazas de Lisboa.
 
3. Restaurante Largo, cocina excelente y mejores sobremesas
largo_medusas
En otro edificio con historia, el del antiguo claustro del convento de la Igreja dos Mártires, se encuentra ahora uno de los restaurantes de moda de la capital portuguesa; aunque la moda aquí seguro que dura años, porque lleva el sello de Miguel de Castro e Silva, uno de los mejores cocineros de Portugal.
Se trata del Largo, un local sofisticado diseñado con varios espacios proyectados por Miguel Câncio Martins en pleno barrio del Chiado; agradable, perfecto para alargar una cena o una comida entre amigos. Cuenta con una barra especial de copas, wifi gratis y zonas de fumadores y no fumadores. Atención a su elegante decoración y al enorme acuario de medusas que pone un toque diferente en la sala.
Conviene aprovechar la ocasión para callejear por el Chiado, que ofrece tiendecitas deliciosas, un recorrido por la Lisboa más vintage.
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.