SABORES
 
miércoles 26|04|2017

10 ideas sencillas y baratas para mejorar tu restaurante

Las propuestas televisivas del chef Gordon Ramsey, primero, y del gran Alberto Chicote en la versión española después, han puesto el foco en la realidad que se oculta tras la gestión de un restaurante; las miserias -y también las grandezas- que no se ven desde la mesa.

detalle

Muchos de ellos adolecen de errores fácilmente subsanables pero a veces, como en el amor, hace falta cierta distancia para descubrirlos. Escuchar a los clientes suele ser una buena estrategia, y con un poco de cariño y unas ideas sencillas se puede mejorar sensiblemente. Ahí van diez.
 
1. Bienvenida de corazón
Puede que estés hasta arriba de trabajo, que se te acumulen los clientes en la barra o los problemas en la cabeza, pero quien te visita busca algo más que una comida o una cerveza que podría tomar en casa, espera un momento agradable y ha escogido tu local entre muchos otros.
Agradéceselo con un recibimiento adecuado, que no cuesta nada y predispone al cliente a disfrutar. Basta un ‘buenos días, bienvenido’, una sonrisa, para que sepa que estás pendiente de él y lo atenderás en cuanto puedas. Esperará de buen grado aunque tardes.
bienvenida
 
2. Cambio de aires
Los locales en los que se puede fumar necesitan una buena ventilación, pero aquellos en los que está prohibido también. No hay ambientador que oculte el olor a cerrado, a humedad o a falta de limpieza. Abre bien puertas y ventanas a primera hora y tras cerrar, cambia a menudo los filtros de los extractores, y deshazte de objetos inútiles que acumulan polvo y ácaros.
Aprovecha el cambio de estación para olvidarte de las flores secas o de plástico. Si no puedes comprarlas frescas, utiliza ramas de boj o laurel, que duran mucho tiempo verdes, o elementos gastronómicos, como un vasito con granos de café o ramas de canela.
Si toca pintar el local, considera los colores claros, y utilízalos también para el vestuario del personal. Manteles y servilletas son importantísimos, han de estar impecables. Si te dan mucho trabajo, utiliza individuales o soluciones desechables. Presta especial atención a los aseos, pásate de vez en cuando para comprobar que todo está en orden.
aire
 
3. Lo bueno, si breve…
Uno de los errores más frecuentes son las cartas interminables, sin personalidad. Cuando se ofrece un centenar de platos resulta casi imposible que todos sean buenos. Piensa qué te hace especial y céntrate en ello.
¿Tienes las mejores croquetas de la ciudad o un horno de leña? Escoge unas pocas recetas y elabora una carta coherente y especializada con productos de temporada, más baratos y sabrosos.
Yendo cada día al mercado ahorrarás dinero, necesitarás menos stock y evitarás la comida congelada. Prepara una carta bien explicada pero sencilla, que puedas cambiar cuando necesites sin gastar una fortuna en la imprenta.
Ofrece un valor añadido a tus clientes. ¿Por qué no compartir con ellos tus mejores recetas? Puedes preparar unas pequeñas fichas de cartulina y animarlos a pedirte las de sus platos preferidos. Disfrutarán intentándolas en casa, pero seguro volverán para saborear el original.
mercado
      

muy mal las ratas

muy mal las ratas

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.
CAPTCHA de imagen