CALLEJEANDO
 
lunes 27|03|2017

Terrassa, la capital del turismo industrial de Cataluña

Si viajamos a Cataluña, región situada al nordeste de España, lo primero que se nos viene a la cabeza es la obligada visita a Barcelona. Y así es. La Sagrada Familia, las Ramblas y el Parque Güell son realmente insuperables. Sin embargo, quien busque un turismo diferente, saliéndose de las más tradicionales guías de viajes, debe visitar Tarrasa –en catalán Terrassa- también conocida como la ciudad de las chimeneas.

vapor

Esta ciudad situada en la provincia de Barcelona, en el Vallés Occidental, tiene bien ganado este sobrenombre ya que desde la autopista lo más notorio de ella es la gran cantidad de chimeneas que sobresalen entre todos los edificios. No sería exagerado decir que son las semillas de las cuales nació una de las ciudades catalanas más importantes de los últimos tiempos.
Hace algo más de un siglo, Terrassa era un pequeño pueblo anclado prácticamente en la época feudal, con grandes terrenos de campos, gentes que vivían del fruto que les daba la tierra y poco más. Sin embargo, la llegada de la industrialización, lo cambió todo. De la noche a la mañana se convirtió en la capital de la industria textil de Cataluña. Las fábricas llegaron sin avisar y se quedaron ya para siempre.
La industrialización trajo a la localidad su momento de máximo esplendor y de mayor crecimiento. No obstante, la principal prueba de sus efectos no se encuentra en la gran expansión de la localidad, sino en sus edificios. Con la industrialización llegó el modernismo, un movimiento artístico y arquitectónico que moldeó la ciudad a su paso, legando un gran patrimonio cultural.
ayuntamiento
El principal emblema de este periodo es el Vapor Aymeric, Amat i Jover construida en el año 1907 por el arquitecto modernista Lluís Muncunill y que se convirtió en el principal centro manufacturero  de la ciudad. Durante la Primera Guerra Mundial- y coincidiendo con los beneficios económicos que comportó la contienda para los empresarios españoles- llegó a albergar a más de 400 trabajadores.
En un principio la fábrica funcionó a partir de las famosas máquinas de vapor y el carbón llegado desde Inglaterra y Asturias. En 1914, se abandonó su uso y se implantó la electricidad como fuente de energía de la fábrica.
Actualmente, el Vapor Aymeric, Amat i Jover se ha convertido en la principal sede del Museu de la Ciència i de la Tècnica de Catalunya (mNACTEC) y se encuentra abierto al público para la realización de visitas con el fin de conocer cómo funcionaba la fábrica.
Quien visite la antigua industria podrá ver las grandes máquinas de vapor y conocer el proceso productivo de la lana y cómo era la vida de las personas que allí trabajaban y también vivían. Además de todo esto también hay disponibles varias exposiciones temporales que se centran en algún aspecto de la vida industrial de finales de siglo XIX y principios del siglo XX.
maquina
No muy lejos del Vapor Aymeric, siguiendo por la Rambla de Egara -centro neurálgico de la ciudad- encontramos el Ayuntamiento y el Mercado de la Independencia, nombre dado en honor a la Guerra de Independencia de 1808.
Construidos en 1902 y en 1906, respectivamente ambos son edificios inspirados por el modernismo que invadió las calles durante esta época, convirtiéndose en el aspecto diferenciador de la ciudad.
El Ayuntamiento también fue obra de Lluís Muncunill, que se lo podría considerar como el Gaudí de Terrassa y no solamente por ser el mayor constructor de la ciudad, también por las semblanzas estilísticas entre ambos artistas.
Además del Ayuntamiento, Lluís Muncunill diseñó otro de los emblemas de la ciudad. Situada en el Parque de Sant Jordi, se encuentra la Masia Freixa, un edificio de un aspecto singular, que en un principio se usó como fábrica de hilaturas y posteriormente se convirtió en la residencia de Joaquim Freixa i Argemí, una de las familias industriales más importantes de la ciudad. De un color blanco intenso, la Masía Freixa es un espectáculo de bóvedas y curvas que evocan, sin poder evitarlo, a Gaudí y su mágica arquitectura.
masía
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.
CAPTCHA de imagen