AZUL MARINO
 
lunes 21|05|2018

Una escapada a El Hierro, la isla del Meridiano, en los confines de España

Durante mucho tiempo en los confines del mundo conocido, la isla canaria de El Hierro continúa siendo el punto más occidental y meridional de España, una isla mágica que te encantará si buscas una escapada tranquila.

silla_parador 
Paisajes volcánicos hermosos cargados de magnetismo, ricos fondos marinos y un silencio sereno son sus mayores atributos. Además, por supuesto, de un clima muy suave durante todo el año.
Su red de carreteras es la justa, incómoda a veces porque obliga a rodear más de la cuenta, y a pasar mil veces por Valverde, su pequeña capital; pero para disfrutar El Hierro y conocer sus rincones más especiales es imprescindible alquilar un vehículo. Mejor en el aeropuerto, para comenzar la ruta nada más aterrizar.
Si se cuenta con pocos días, lo más práctico es dividir la visita en coche en varias zonas, guiándose por un mapa de carreteras, y en cada una de ellas aparcar y dejarse llevar caminando, El Hierro es un paraíso para los amantes del senderismo. Pero hay algunos lugares que no puedes perderte:
Camino al suroeste, hacia el Faro de Orchilla, por donde antiguamente pasaba el Meridiano Cero del mundo, el paisaje es seguramente el más bonito de la isla. Una visita al Centro de Visitantes de la Reserva de la Biosfera, situado en el antiguo casino de Isora, resulta interesante porque da una visión global de El Hierro.
isora
Cerca, a unos mil metros de altitud, se encuentra el Mirador de Isora, al borde de un acantilado desde el que se divisan Las Playas, el Roque de la Bonanza y el Parador Nacional de Turismo, el mejor alojamiento de la isla.
Dan ganas de perderse en la Hoya del Morcillo, en pleno corazón de un precioso bosque de pinos. Cuenta con una zona recreativa completa y es el único lugar en la isla en el que se permite acampar, previa solicitud del correspondiente permiso en la oficina de Medio Ambiente.
Al oeste se abre toda una zona tradicionalmente ganadera llamada La Dehesa, y justo en el centro de estos pastos, el Santuario Virgen de Los Reyes, patrona de la isla, que cada cuatro años es llevada en procesión hasta Valverde cumpliendo el voto de 1741. Es la Bajada de la Virgen. 
En esta ruta por el sur se encuentran otros puntos imprescindibles como El Sabinar, un bosque de sabinas centenarias con sus caprichosas formas, y El Julan, la principal zona arqueológica de la isla, donde conocer la forma de vida de los antiguos habitantes de la isla, los bimbaches.
puerto_restinga
Por fin, en el extremo sur de El Hierro espera al viajero La Restinga, un pueblecito de pescadores famoso por la práctica del submarinismo. Desde aquí se accede a la Reserva Marina del Mar de Las Calmas, zona de gran interés científico.
Cualquiera de las rutas lleva a la capital, Valverde, un pueblecito garrapiñado en una ladera con poco interés turístico. Baste visitar su iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción, del siglo XVIII.
Otro de los hitos ineludibles es el Árbol Garoé o Árbol Santo, de donde los antiguos bimbaches extraían el agua. Hay que detenerse también en el Ecomuseo de Guinea y en el Lagartario, situados al pie del Risco de Tibataje, donde se puede visitar uno de los más antiguos asentamientos de la isla y el centro de recuperación del Lagarto Gigante de El Hierro.
Muy cerca, el Pozo de la Salud y su Balneario, fuente de aguas mineromedicinales a las que se atribuyen numerosas propiedades curativas.
pozo_padrones
También hay que detenerse en el Mirador de La Peña, obra de César Manrique y declarado Bien de Interés Cultural; y descubrir el Muelle de Punta Grande, pequeño embarcadero donde estuvo situado el Hotel Puntagrande, durante años considerado el hotel más pequeño del mundo.