AZUL MARINO
 
sábado 16|12|2017

Mirando al mar, una ruta por la luz de Huelva

Que la luz de Huelva es intensa y diferente es un hecho. Basta recorrer su costa limpia y hermosa para comprobarlo. Esta costa rica en historia, de donde salieron tantos navegantes durante siglos, sabrosa y acogedora, virgen a ratos, hogar de linces y aves migratorias.

plus_ultra_0 
Hoy te invitamos a recorrerla deteniéndote en algunos de los lugares más mágicos de Huelva, la provincia española más occidental de Andalucía, que hace frontera con Portugal.
 
La desembocadura del río Piedras
Para comenzar a descubrir su historia ligada al mar, nada mejor que embarcarse en El Rompido (Cartaya). En su puerto hay un servicio de barcos a la playa de la Flecha, la espectacular lengua de arena de enfrente, que cierra la desembocadura del río Piedras.  
Pero casi mejor comenzar por alguno de los recorridos tradicionales que ofertan estas empresas por la ría, como Flecha Mar, para disfrutar su historia aderezada con gambitas y vino del Condado y fotografiar el atardecer.
rompido_barco
En esta tierra de Cartaya, sembrada de pinos piñoneros, ya los fenicios utilizaban su resina para reparar los barcos. La marea, claro, sube y baja dos veces al día, abriendo la puerta al alimento de las aves que aquí descansan a medio viaje.
Todavía pueden verse algunas casitas de chapa y madera de hace casi un siglo, cuando esto todavía no era considerado Paraje Natural. También antiguas almadrabas, con sus muelles, almacenes, capilla…
En la desembocadura, donde nacen y se crían las sabrosas coquinas, algunos jóvenes intrépidos surfean mecidos por el mar y el viento.
rompido_lounge2
El paseo en barco abre el apetito, y en el propio puerto de El Rompido hay un buen lugar para saciarlo con estilo. Se trata del Horizontal Beach Club, con zonas muy agradables para comer, tomar una copa, o incluso descansar en camas balinesas sobre la misma playa.
 
La diversidad ecológica de Doñana
Más al sur, lindando ya con la provincia de Cádiz, se encuentra una de las joyas de la naturaleza española, el Parque Nacional de Doñana, un laberinto de tierra y agua que da forma a bosques y marismas, lagunas y caños, cotos y pinares, dunas, playas y acantilados.
Dentro del Parque existe la posibilidad de hacer diferentes visitas guiadas, a bordo de vehículos todoterreno y con guías oficiales. La más conocida incluye la costa, con su playa virgen repleta de gaviotas. Para quienes ya han visitado Doñana, mejor escoger un recorrido que parta de El Rocío, en Almonte, y se dirija al interior del Parque.
rocio_caballos2
Lo primero que se cruza es el puente del Rey o del Ajolí. Recibe este nombre porque el rey Alfonso XIII lo estrenó para no mojarse los pies. La ruta de Doñana Nature discurre entre pinares y juncos, atraviesa algunas fincas de ganado que todavía persisten, permite contemplar aves de todo plumaje y tamaño, y tiene una parada muy, muy sabrosa.
El almuerzo espera al viajero en la Casa de la Galbija, dentro de la finca privada de El Coto del Rey. Migas marismeñas, pringá, café recién hecho… un desayuno al aire libre inolvidable en este lugar tan especial.
No hay que perderse el edificio principal del Palacio del Rey, con su preciosa puerta delantera siglo XV, y su colección de palmeras, rosales, naranjos, limoneros. Se encuentra ubicado en la parte más alta de la zona. Antiguamente se utilizaba como base para la caza de jabalíes.
donana_palacio
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.