AZUL MARINO
 
viernes 15|12|2017

Una jornada en A Illa de Arousa (La Isla de Arosa)

 Traemos hoy una perla de las costas de Galicia, en el Noroeste español, concretamente de la mayor de las Rías Baixas. Es sabido que, cuando el Creador descansaba de su obra, se sentó apoyando una mano en la Tierra, de modo que sus dedos quedaron marcados en la costa gallega en forma de profundas rías. La mayor de todas, separando (o conectando) las provincias de Coruña y Pontevedra, es la de Arosa, que guarda en el interior una preciosa isla bautizada con su mismo nombre. En realidad (popularmente) es el apellido, ya que el sustantivo evolucionó en propio y se le suele llamar sencillamente con el topónimo gallego 'A Illa'.

Es el Ayuntamiento más joven de Galicia, se independizó de Vilanova de Arousa en 1997, y el único insular, aunque realmente no está aislada ya que en 1985 se inauguraba el puente, uno de los más largos de la región, que la comunica con el resto de la comarca del Salnés. Tiene una superficie de 7 kilómetros cuadrados y un padrón de 5.000 habitantes, que viven del marisqueo, la pesca y el turismo.
A principios de la primavera tuvimos ocasión de volver (después de un montón de años) a este lugar maravilloso, con motivo de un viaje de prensa, y queremos contárselo porque es un destino que no puede faltar en la agenda de la próxima temporada. Al llegar al Puerto de Xufre, el más importante, llama la atención la densidad de embarcaciones atracadas o fondeadas, seguramente por su orientación al abrigo de los vendavales, siendo muy alta la proporción de 'gamelas' y otras barcas tradicionales. Y es que, residir en la 'Illa' sin barco es como vivir en el Sahara sin un 'todoterreno' (jeep o dromedario).
Esto vale también para el forastero. Aunque sea para una corta estancia (o sobre todo por eso), lo mejor es hacerse con una lancha para recorrer el litoral, llegando fácilmente a los puntos más interesantes. La opción, por supuesto, es el alquiler de una embarcación con patrón, bien sea para un trayecto determinado, por horas o para toda la jornada. Al final del artículo dejamos algunos contactos para resolver este asunto.
Hay que decir que la 'Illa' está rodeada de bateas mejilloneras, pues este molusco es muy importante en la economía local. Es muy curioso ver como están ordenadas en polígonos y alineadas por calles. Concertándolo con el barquero, es posible detenerse en alguna y asistir en directo al trabajo de los mariscadores, que nos explicarán los pasos de este cultivo, desde la construcción de la batea hasta la fase de recolección.
Simplemente navegar bordeando la costa es un placer. Punta do Campelo, Punta Cabalo, Ensenada da Pombiña, O Testo, Illotes de Barbafeita... Impactos visuales continuos, acogedoras calitas, salientes rocosos bellísimos y accesibles para practicar desde ellos la pesca con caña, pequeñas radas con barquitos fondeados, otros polígonos de bateas, un molino de mareas en la Ensenada da Brava, hacia el suroeste...
A un tiro de piedra, los 'Guidoiros': el Pedregoso, la Illa de Rúa y el Guidoiro Areoso... Arenales blancos que se pierden lentamente bajo aguas verdeazuladas limpísimas... Estos islotes son centinelas en medio de la ría, esperando el fondeo de un velero, a los amantes de la naturaleza y la llegada de las aves año tras año. Y, por si esto fuera poco, guardan reliquias prehistóricas para deleite de arqueólogos y estudiosos.
La excursión abre el apetito y es bueno interrumpir el periplo desembarcando en el faro de Punta Cabalo, que ya no está activo y alberga un restaurante adorable. Es preferible encargar la comida por anticipado, que puede ser una degustación de mariscos y pescados del día, sin olvidar los escabeches y las empanadas, y, en el buen tiempo, con la mesa preparada en la terraza, que en realidad es una plataforma en prolongación del peñasco, con la mejor panorámica de la zona y vistas hacia la provincia limítrofe de Coruña: Cabo de Cruz, al norte; Ribeira, al oeste; y en medio, a Pobra do Caramiñal.
  
Y ya que hablamos de comer, diremos que su gastronomía está basada, naturalmente, en los productos del mar, sobre todo pulpo, mejillones, navajas, almejas, camarones... y pescados varios, destacando la sardina y el jurel. Una verdadera fiesta para el paladar.
Para completar la jornada queda la opción de regresar caminando por la senda que bordea la costa, de nuevo por la punta de Campelo (esta vez por tierra), el Con do Chinchorreiro y, ya a la vista, la Ensenada Norte de San Xulián con el puerto de Xufre al fondo.
Aquí terminamos nuestra visita de hoy, pero hay rutas de senderismo que permiten recorrer todo el perímetro de la isla y disfrutar de sus playas. Además, el Ayuntamiento también propone visitas guiadas a los puertos, la lonja, el Centro de Interpretación de la Conserva, el molino de mareas... Nos queda mucho por ver y sentir en este pequeño paraíso.
 
Contactos:     
Comarca del Salnés:                                                   www.osalnes.com
Ayuntamiento:             www.ailladearousa.es                        www.turismoailla.com
Plataforma 'Visit Arousa':                                            www.visitarousa.com            
Un paseo en barco:                                                    www.amareturismonautico.com
Un albariño de la comarca: 'Terras de Lantaño'         www.terrasdelantano.com   
Rest. Faro de Punta Cabalo:   faro.cabalo@hotmail.com
 
Texto y fotos: Pilar Alonso y Manolo Bustabad
      

Muchísimas gracias y creo que

Muchísimas gracias y creo que tal y como lo habéis explicado,yo que vivo aquí,os digo que no falta detalle.
De nuevo muchas gracias y ya sabéis donde estamos.

cállate anda

cállate anda

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.