AZUL MARINO
 
lunes 27|02|2017

Ballenas, pingüinos y elefantes marinos en Destino Península Valdés, Chubut

Volamos desde Buenos Aires. Las maniobras de aproximación nos muestran una tierra plana y de vegetación  baja y rala, tramos de costa con amplias bahías, otra vez páramo y pronto el aterrizaje. Es el aeropuerto de Trelew, a 63 km. de Puerto Madryn y a tan solo 17 de Rawson, la capital. Estas tres ciudades, de nombres anglófonos, concentran más del 40 % de los habitantes de este vasto territorio.

baño pareja

Aunque pueda parecerlo, no hablamos de una colonia inglesa. Estamos en la Patagonia argentina, 1.400 km. al sur de Buenos Aires, en la extensa provincia del Chubut (1), que sobrepasa los 240.000 kilómetros cuadrados y toma el nombre del río que la cruza, en araucano, Chubuy (tortuoso). Y es patria de ballenas, elefantes marinos, pingüinos...
Su población, a pesar de haberse multiplicado por 20 en los últimos cien años, rondaba sólo el medio millón en el censo del 2010. Para completar su posición geográfica, recordaremos que sus límites Norte y Sur son dos líneas imaginarias que se corresponden con los paralelos 42º y 46º de latitud Sur, que son delimitación con las provincias de Río Negro y Santa Cruz, respectivamente.
Trelew es el punto de llegada al destino turístico conocido como Península Valdés, tan frecuentada por la ballena franca austral y por los lobos marinos, entre junio y diciembre. Y a eso venimos, pero no se nos va de la cabeza esa retahíla de pueblos con nombres anglo.
cola
Y, por si fuera poco, nos topamos de frente con el conflicto de las Malvinas, en forma de pequeño museo de la guerra con cascos de aviador, mapas explicativos e historias personales de los héroes nacionales, en la zona de espera del aeropuerto. Se percibe el fantasma inglés.
Pronto llegan las respuestas. Resulta que los primeros colonos de estas tierras arribaron procedentes de Gales, a bordo del velero ‘Mimosa’, en 1865. Ya no quedaba rastro del Fuerte y Puerto de San José de la Candelaria, fundados por aguerridos maragatos en 1779 y arrasados por los tehuelches en 1810 (coincidiendo con la independencia de la Argentina).
Aquellos 153 galeses llamaron Rawson a su primer asentamiento, aprovechando el apellido de origen norteamericano del ministro del Interior, de nombre Guillermo, que tan buena acogida les proporcionó.
barcos
Después vinieron más galeses, que seguían huyendo de las imposiciones religiosas en su tierra, y con ellos una etapa de prosperidad, la fundación de Trelew (pueblo de Luis), en honor al pionero Lewis Jones, Puerto Madryn, a orilla del Golfo Nuevo, y la construcción entre ambas de un ferrocarril, inaugurado en 1888, para dar salida a las producciones.
Por otro lado, siguiendo el curso del río llegaron hasta los Andes, fundando la colonia ‘16 de octubre’ y los pueblos Esquel y Trevelin, en el borde mismo del actual Parque Nacional los Alerces, a dos jornadas del Océano Pacífico.
Allí, otra vez un inglés, esta vez ejerciendo de árbitro, les consultó en 1902 en plebiscito no vinculante si se sentían más chilenos o argentinos. Triunfando la segunda opción, se puso fin a la disputa de los límites que venía coleando desde la firma del tratado de 1881 entre ambos países.
 
Pingüinos en Punta Tombo
pingüino
(1)   Chubut toma el nombre del río, en araucano, chubuy (tortuoso). Los españoles le llamaron ‘país de las frutillas’, los mapuches, ‘chupat’, y los galeses, ‘talaith chubut’.
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.
CAPTCHA de imagen