A BORDO
 
jueves 22|06|2017

Niágara, un viaje a las entrañas de las cataratas más famosas del mundo

Texto y fotos: Ana García Iglesias

En barco,  desde el teleférico, en helicóptero, o simplemente caminando, cualquier perspectiva resulta fascinante cuando te acercas a las Cataratas del Niágara, uno de los espectáculos naturales más famosos e impresionantes del mundo. Están situadas en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, concretamente entre los estados de Nueva York y Ontario.
Se pueden visitar desde ambos países, aunque las cataratas canadienses, conocidas como Horseshoe Falls por su forma de herradura, son considerablemente más grandes. Además, desde Canadá se tiene una vista perfecta de las American Falls (cataratas estadounidenses), lo que no ocurre en el caso contrario.

Recorre el lago más grande de Europa al timón de tu propio barco

Texto y fotos: Ana Bustabad Alonso

Cuando mi buen amigo y colega Faustino Castilla me propuso un viaje en barco por el Grande Lago de Alqueva, en el Alentejo portugués, dudé un momento si aceptar. No por la compañía, excelente de todo punto; ni por la región, una de las más atractivas y desconocidas de Portugal; sino porque me mareo a bordo de cualquier artilugio que navegue sobre el agua.
La duda duró sólo unos segundos. Al fin y al cabo, los atractivos que me esperaban eran muchos, y un crucero por un lago no puede balancearse tanto, pensé. Así que, cargada de pastillas para el mareo, y otros remedios caseros de dudosa eficacia (sin faltar la tirita en el ombligo), emprendí viaje en coche hacia Amieira Marina, un nuevo complejo de recreo a orillas del lago artificial más grande de Europa.
todo a punto en el embarcadero de Amieira Marina
Al llegar, la sorpresa fue mayúscula. No se trataba de un crucero al uso, con su patrón profesional y todo, sino de un recorrido de tres días a bordo de un barco-casa tripulado por nosotros mismos entre los ríos Guadiana y Degebe.
No me lo podía creer. Mis conocimientos marineros se reducen a distinguir babor de estribor, y los de mis compañeros no parecían ser mucho más extensos. Pero sí, tal y como prometían los folletos publicitarios de Amieira Marina, en sólo 40 minutos -aún nos sobraron un par de ellos- estábamos listos para emprender la aventura por el Grande Lago a bordo de una lustrosa embarcación blanca, de nombre ‘Estrela I’.

Aventura en la Capadocia

Un viaje en globo

Texto y fotos: Manuel Bustabad Rapa
Aunque suene a tópico, la Capadocia, tierra de los primeros pobladores de Anatolia: los hititas, es una visita inexcusable si vamos a Turquía. En esta tierra, el hombre aprovechó con arte los caprichos de la naturaleza, consiguiendo bellos paisajes que parecen de otro planeta.
Lo de viaje en globo es demasiado pomposo. Dejémoslo en un corto, pero emocionante, deambular aéreo. Porque tampoco me atrevería a llamarle vuelo, entendiendo por vuelo, para los humanos, el desplazamiento en, o con, un artilugio controlado por su aviador.
un viaje en globo
Pero, mejor, vayamos al principio.


Atravesando sin prisas el Guadiana

Texto: Ana Bustabad Alonso. Fotografías: Federico Ruiz de Andrés.

Un ferry cruza cada 30 minutos la desembocadura del Guadiana desde el sur de España hacia Portugal. De Ayamonte a Vila Real de Santo Antonio.

En pocos minutos y por pocos euros, un coche con su conductor atraviesa limpiamente la enorme inmensidad de agua hasta la otra orilla. Hoy el barco sólo lleva un pequeño Peugeot 206 de rojo brillante, que parece mirar orgulloso desde cubierta a unos pocos pasajeros.


Elipsos: viajar de noche en un tren cinco estrellas

Texto: Pilar Alonso Canto;   Fotos: P.A. y Elipsos

Falta poco para que amanezca. Mientras algunos viajeros bajan silenciosos del tren, el aroma de las bandejas de croissants calientes se abre camino hacia los vagones blancos y morados del Elipsos. Son las seis menos cinco de la mañana en la estación francesa de Poitiers.

En pocos minutos, el trenhotel continúa su camino hacia la eterna París. Pocos kilómetros antes se detendrá aún en Blois y Orléans, a orillas del río Loira. Un Valle, el del Loira, que invita al viajero a perderse entre castillos de cuento y paisajes Patrimonio de la Humanidad.